El crecimiento de una empresa conlleva muchos desafíos, entre ellos, el tener la capacidad de responder a nuevos proyectos, los cuales seguramente no estaban contemplados en el plan estratégico inicial de la compañía y que requieren de ciertos recursos para lograrlos con éxito.

 

Para este tipo de casos el dueño de una Pequeña o Mediana empresa siempre puede cubrirse con un Crédito Simple, un financiamiento que puede ser a largo plazo para responder a cualquier necesidad empresarial inmediata, ya sea capital de trabajo, la ampliación de una oficina o taller o, la llegada de un nuevo proyecto.

“Este crédito se otorga a empresas del sector comercio, industria o servicios y puede ser destinado, por ejemplo, para la compra de activos fijos de tu empresa, para aumentar la capacidad de producción del negocio o para la construcción de una fábrica”, destaca la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los usuarios de los servicios financieros (CONDUSEF).

Según el perfil del empresario, el tipo de necesidad que tenga su empresa es el tipo de crédito que deberá solicitar.

De acuerdo con la CONDUSEF, hoy existen en México varios tipos de Crédito simple:

Sin Garantía.

Se dispone en una sola ocasión, tiene un plazo, monto y tasa determinado.

Con Garantía Prendaria

. Requieres dejar como garantía generalmente un vehículo o una mercancía.

Con Garantía Hipotecaria.

La garantía es un bien inmueble, puede ser una propiedad particular o un bien de la sociedad acreditada.

– Con Garantía Fiduciaria.

El bien, mueble o inmueble, se afecta en un fideicomiso que garantiza el pago del crédito.

– Con Garantía Personal.

Se debe acompañar de la firma de un aval u obligado solidario.

– Con Garantía líquida.

Previo al otorgamiento del crédito se requiere la entrega de una cantidad equivalente a 1 o 2 mensualidades, que será devuelta al pago puntual del crédito o aplicada a las últimas dos mensualidades.

 

– Grupal o solidario.

Otorgado a una colectividad de 10 personas generalmente, y todos responden del pago puntual del total del crédito y no sólo de su parte individual.

“Cada empresa tiene una necesidad específica, y ahora en México los créditos para las Pymes se han simplificado de manera notable. Para evitar contratar el financiamiento no indicado para el negocio, lo mejor es acercarse con un especialista en créditos Pyme para que, de acuerdo al proyecto, se identifique qué es lo que más le conviene a la compañía.

Acércate con un Asesor CRECESOC quien con gusto y sin costo te atenderá y te ayudará a encontrar los recursos que necesitas para impulsar tu negocio.

FUENTE. SOC ASESORES HIPOTECARIOS